Sydney, Australia

Sydney, es la ciudad más grande de Australia; cuenta con más de 4 millones de habitantes y es el principal epicentro cultural y económico de Oceanía.

La ciudad se ha convertido en un importante centro portuario comercial, financiero e industrial. Sydney ha sido centro de acogida para numerosos inmigrantes, procedentes en su mayoría del sudeste asiático y del mundo árabe lo que la ha llevado a convertirse en una metrópolis bien cosmopolita.

Después de un viaje de 3 horas Miami-Dallas y luego 16 horas Dallas-Sydney (la ruta comercial más larga en el mundo) hicimos un breve descanso en el hotel y nos fuimos a caminar por la Bahía.

Su ubicación geográfica hace que el clima en la ciudad sea templado con veranos calurosos y secos con inviernos fríos y húmedos y con hermosas playas.

La ciudad es espectacular fácil de conocer y recorrer.  En el centro de Sydney encontrarán una variedad extensa de Hoteles para que escojan el que mejor se adapte a su presupuesto.

Les recomiendo levantarse temprano y recorrer el centro de la ciudad para que disfruten de una mezcla de edificios antiguos y modernos que los dejaran maravillados. Luego se pueden sentar a tomarse un café o desayunar en muchos de los sitios que encontrarán alrededor de la ciudad como el Queen Victoria building; uno de los edificios más carismáticos de la ciudad que data del siglo XIX y que representa la época del renacimiento romano.

Hay muchas cosas interesantes que hacer y ver en Sydney así que les recomiendo buscar bien por el internet para que planifiquen su estancia en la ciudad y la aprovechen al máximo.

Pudimos apreciar el puente de la Bahía el cual tiene un tour para caminar a través de su estructura (sino sufren de vértigo se los recomiendo).  Luego nos fuimos caminando hacia el edificio de la Ópera de Sydney, un lugar emblemático de la ciudad con una interesante historia acerca de su construcción.

Como teníamos entradas para ver la sinfónica de Sydney por la noche buscamos un restaurante cerca para cenar. Alrededor de la bahía y la casa de la Ópera podrán conseguir una gran variedad de restaurantes con una gastronomía variada y un ambiente nocturno genial.

Después de la Ópera no podía más con el cansancio del viaje así que nos regresamos al hotel y al día siguiente bien temprano comencé un recorrido por el centro de la ciudad descubriendo sus lugares como el ayuntamiento de la ciudad, el edificio postal una muestra finísima de la época Victoriana-Italiana del renacimiento y la torre de Sydney entre otros.

Al medio día tuve la oportunidad de hacer un recorrido por la bahía de Sydney en un catamarán hasta el final de la tarde;  una experiencia única se los recomiendo. Hay varios servicios de renta de botes y cruceros por la bahía.

En tres días pueden recorrer los sitios históricos de la ciudad empezando con un recorrido por la bahía en un ferry que lo pueden tomar en Circular Quay, luego pueden ir al Barrio the Rocks, the Spanish Quarter, Kings cross, Paddy’s market y si no quieren caminar mucho pueden rentar bicicletas eléctricas.

El Zoológico Taronga,ubicado en la cima de una ladera y con una vista de la ciudad es algo que no pueden dejar de conocer.  Pueden llegar en ferry desde el puerto de Sydney.

Taronga Zoo, Sydney, Australia

Taronga Zoo, Zoológico Taronga

Otros sitios de interés en la ciudad son El acuario, Casa de Elizabeth Bay, Casa Vaucluse, Centennial Park , la Catedral de Santa María, la Galería de Arte de Nueva Gales del Sur y el Museo de Sydney. Si les gustan las galerías de artes encontrarán varias exposiciones interesantes en la ciudad.